Noticias

Cerro La Isa: la excelencia de los viejos viñedos del Alto Najerilla

Los vinos Cerro La Isa, tinto y blanco, de Juan Carlos Sancha, reconocidos por  segunda añada consecutiva dentro del exclusivo grupo de vinos de Viñedo Singular de  Rioja. 

Son los primeros Riojas que repiten con el distintivo Vinos de Viñedo Singular tras  acreditar su excelencia en cata ciega (más de 93 puntos) 

 

Dos vinos, tinto y blanco, y dos añadas consecutivas como  vino de viñedo singular de Rioja. Todo un hito para los vinos Cerro La Isa, de Bodegas Juan Carlos Sancha,  procedentes de una misma parcela plantada en 1906 en  Baños de Río Tobía (Alto Najerilla). Cerro La Isa fue la  primera pareja de vinos, tinto y blanco, que entró a formar  parte de la nueva categoría top de Rioja, los vinos de  viñedo singular, con las cosechas 2017 y 2018  respectivamente. Ahora vuelven a hacer historia al  convertirse en los primeros Riojas que repiten con el  selecto distintivo en sus siguientes añadas. 

Los vinos de viñedo singular agrupan a las producciones  más exclusivas de Rioja. Entre otras exigencias, deben  demostrar su excelencia ante un comité técnico antes  de salir al mercado con una puntuación mínima de 93  puntos en cata ciega. Apenas el 1% del viñedo de la  DOCa (186 hectáreas) está reconocido como viñedo  singular por el Ministerio de Agricultura y apenas 18 vinos  han obtenido hasta ahora el sello, tras superar el  comprometido examen de cata que, de forma exclusiva, se  exige a la nueva punta de lanza de Rioja. 

Además de la calificación excelente antes de salir al  mercado, el vino de viñedo singular ofrece al consumidor  una trazabilidad acreditada de la procedencia de un viña  de más de 35 años, con unos rendimientos muy inferiores  al estándar de Rioja, con un compromiso de sostenibilidad  ambiental y con un estudio técnico que acredita la  singularidad de la parcela de la que procede. El bodeguero Juan Carlos Sancha califica de “hito histórico” la nueva categoría de viñedo singular en  una denominación como Rioja, que desde su creación en 1926 había dado más  importancia a la bodega que al viñedo: “Es una oportunidad para parar los arranques  de viejos y pequeños viñedos de baja productividad y es una oportunidad también para  las pequeñas bodegas familiares en la medida en que pueden distinguirse del resto  con producciones exclusivas y de calidad más que garantizada”

Juan Carlos Sancha puso en marcha hace una década en su pueblo, Baños de Río  Tobía, su proyecto personal basado en el cultivo ecológico certificado de todos sus  viñedos, en el trabajo con variedades minoritarias y en la recuperación de las viejas  garnachas del Alto Najerilla, con las que muestra la auténtica personalidad de la zona  tras situar algunas de sus colecciones entre los mejores vinos de Rioja. Cerro La Isa  es un viñedo especial para el bodeguero, plantado en 1906 por su abuelo sobre  laderas en pendiente extrema y expuestas orientación sur a 700 metros sobre el  nivel de mar en suelos pobres, poco profundos y de marcado carácter arcillo-calcáreo,  con alto contenido en hierro: “He plantado viñedo en toda España y otras partes del  mundo, pero nunca conseguí el equilibrio que logró mi abuelo en esta viña  extraordinaria”

SOBRE CERRO LA ISA 

Cerro La Isa Tinto 2018 es un tinto 100% garnacha del viñedo del mismo nombre con  un rendimiento de producción de 2.500 kilos por hectárea que dan lugar a una  limitadísima producción de 1.200 botellas. Cerro La Isa Blanco 2019 integra  garnacha blanca, malvasía, viura, turruntés y calagraño de las cepas blancas que  completan el viejo viñedo, con rendimientos también de 2.500 kilos por hectárea y con  una elaboración aún más limitada de 660 botellas. Los vinos Cerro La Isa,  exclusividad y terroir histórico del Alto Najerilla, se encuentran ya en el mercado a un  precio de 45 euros.