Vinos

Finca Valdelroble 2.009

Así se llama este paraje situado en lo más alto de Sotillo de la Ribera, “el páramo”, a 930 metros de altitud, con vistas al valle del río Duero, rodeado de encinas y robles. Terreno singular y caprichoso donde la roca madre caliza aflora a la superficie de forma fragmentada en pequeñas piedras dejando ver lo que hace muchos años fue un gran océano.

Inviernos gélidos, veranos calurosos, secos, con noches frías, es el escenario de un microclima extremo. Aquí la viña se hace fuerte y resistente expresando lo mejor de si misma, para ofrecernos uvas con carácter y personalidad. El método de cultivo orgánico es, sin duda, la señal del respeto hacia el viñedo y su entorno.

Félix Callejo, gran aventurero en todos los sentidos,consiguió la Licencia de Piloto Privado en 1985. Siempre tuvo un gran sueño:realizar una pista de aterrizaje en esta finca, dada la gran visibilidad que ofrecía,y así volar por toda la Ribera. Con el inicio en 1989 del proyecto de Bodegas Félix Callejo, la pista fue quedando de lado y finalmente se olvidó.

En 2002, José Félix Callejo, empezó con una pequeña plantación en Valdelroble de Tinto Fino (procedente de viñedos viejos). El resultado todo un éxito. En 2005 nos lanzamos con el resto de la plantación: Tinto Fino o Tempranillo (60%), Merlot (30%) y Syrah (10%).

Al final, un gran sueño se ha convertido en una gran viña de pago, muy noble y de “altos vuelos”.

Crianza: 12 meses en roble francés.

Notas de cata:
“Color intenso, rojo vivo, denso, tiñe la copa de color y lágrimas.
Profundo y delicado aroma; flores silvestres, vientos del páramo que se mezclan con exóticas frutas maduras. Se perciben las entrañas de la roca caliza y de fondo especias y ahumados.
En boca recuerdos de la uva, tanino fresco, todavía por pulir, voluminoso y a la vez granuloso en el paso, se siente la madurez de la uva y al final largo en el tiempo.”

Deja un comentario