Sin categoría

Monastrell

La uva Monastrell (también Morastell o Morrastel) es una variedad de uva tinta que se encuentra por todo el mundo. En España es la tercera variedad más importante de tinta después de la tempranillo y la garnacha y fue, en su día la más importante en Provenza.

Este tipo de uva es conocido internacionalmente por el nombre francés: Mourvèdre (derivado de Morvedre, antiguo nombre de la localidad valenciana de Sagunto. En el Nuevo Mundo también se la llama Mataro (y, a veces Esparte), nombre procedente del pueblo de Mataró en Cataluña. En algunas regiones de Francia es todavía conocida por el nombre de Estrangle-Chien (estrangulaperros).
En los años muy calurosos, es capaz de dar vinos con mucha graduación y con un alto nivel de tanino, por sus productores han tenido grandes problemas en crear vinos de calidad. Su sabor varía notablemente dependiendo de la zona, suele ser silvestre o a madera, con toques suaves de zarzamora.

Esta uva tiene un particular éxito en las zonas sur de Valencia y Murcia, donde la uva necesita un clima cálido para madurar y donde por fin la podemos encontrar como base monovarietal de unos buenos caldos.

Me vienen a la memoria vinos como Hécula de Bodegas Castaño, D.O. Yecla, Estrecho, 100% Monastrell de Pepe Mendoza, Borrasca de Salvador Poveda, Laudum Monastrell de Bocopa, todas ellas de la D.O. Alicante. Más al sur los Viñahoda Monastrell de Silvano García de Jumilla y como no los dulces Fondillones de Allicante, como del de Salvador Poveda, que fue uno de los que han recuperado este vino dulce y de aspecto licoroso.

Para su elaboración, se parte de una uva muy madura, casi pasificada a la que posteriormente se le somete a un asoleado breve sobre unas esteras de esparto, una vez pasificados los granos, alcanzan cerca de los 20 grados alcohólicos probables a veces más. Lamentablemente el Fondillón es un vino casi desconocido en su propia tierra, generalmente no es muy dulce y además el excesivo envejecimiento oxidativo al que es sometido en grandes toneles de roble alicantino, le resta carácter y tipicidad a la variedad Monastrell.

El vino, en sus características organolépticas básicas, se asemeja a los vinos rancios de Oporto, como los Tawnys viejos, Madeiras, Marsalas o a los longevos Palos Cortados, olorosos y Amontillados de Andalucía.

2 Comments

Deja una respuesta