Sin categoría

VELAZQUEZ Y EL PLACER DEL VINO.

Desde muchas y variadas artes, Baco fue abrazado y rediseñado de acuerdo al contexto que el artista quería exponer, lo cierto es que Baco, era el dios del vino en la mitología romana y Dionisio en la mitología griega.
El caso que nos convoca es una mixtura de lo que el vino y la pintura nos pudo regalar históricamente, esto se concretó fehacientemente con un cuadro de Diego Velásquez, en una de sus más famosas obras, “El Triunfo de Baco”, más conocida popularmente como “Los Borrachos”, pintada para Felipe IV entre 1628-1629, siendo pagada el 22 de julio de 1629.
Hay que señalar, que en esta obra de Velásquez, se introduce en toda la temática mitológica, lo que continuará en años siguientes, con todo un contenido más profano para sus obras. El cuadro nos muestra al dios Baco, con un ramo de hojas de vid, sentado sobre un tonel, y muy iluminado, la imagen está dividida, ya que la parte izquierda muestra a Baco, a un personaje que se encuentra detrás, y a uno que se encuentra arrodillado para coronarlo, siendo la parte más clásica de la obra, y al costado derecho, figuras que representan semblantes curtidos y desgastados, de hombres sufrientes de la vida cotidiana, en los cuales se reflejan los efectos del alcohol, las luces parecen notar ciertos claroscuros muy evidentes, entre ambos lados de la obra.
Hay varios puntos que parecen deducirse de esta obra, por un lado, centralizándose en las figuras, por lo que Baco es considerado una alegoría de la liberación del hombre, en cuanto a la esclavitud de la vida cotidiana, y Velásquez, se encarga de parodiarla, o en un sentido similar, esta obra sorprendió por el aspecto vulgar de la escena, que iba en dirección contraria a los preceptos de las mitologías, quizás ironizando a toda la mitología pagana. El museo del Prado se inauguró en 1819, y esta obra ingresó ese mismo año. Un placer, verdad?
http://horacio-sommelier.blogspot.com

Deja una respuesta