Noticias,  Sudamerica

Yamir Pelegrino , explora el camino culinario del vino , junto a los Chefs Españoles .

Hola Yamir , como estas ?

Muy buen gracias , complacido con esta nueva propuesta gastronómica , además para mi es un gran incentivo llegar a tus incontables seguidores , pues todos tenemos un denominador común , el amor por el vino, en toda su amplia dimensión

Como ya hemos hecho costumbre , te preguntaremos por esas fabulosas cenas , que los grandes chefs españoles están realizando en el Caribe, y que han encontrado en ti a un gran aliado …

De verdad yo pienso que en estas cenas mi misión es algo así como la de fiel escudero de estos grandísimos chefs, mi labor es lograr maridajes creíbles y gustosos …pero no ha sido tarea fácil créeme

Que nos deparó esta nueva ocasión para los chefs nuestros en el ambiente caribeño

Esta cena nos dejó muchas sensaciones buenas , en primer lugar un increíble sabor de boca , Fernando Perez Arellano, es un gran chef en toda la extensión de la palabra , de esos que trae su don para ser chef, pero quizás los mas complacidos han sido sin lugar a dudas los clientes , que disfrutaron como enanos con las creaciones de este y también con los arriesgados maridajes que propusimos

Cuéntanos cómo se desarrolló la cena y como las armonías

Esta vez , la propuesta culinaria fue de 6 platos todos muy bien delineados y con un toque de distinción particular , pero como dije antes, llegarle a estos platos con los vinos y sobre todo recrear la ilusión del cliente , cuando tiene la boca llena, fue una tarea que llevó una carga de detalles minuciosos …en estos maridajes aceptamos el reto y a decir de los clientes cumplimos, con sobresaliente
El primer plato fue algo característico , donde el pulpo , el aceite de oliva virgen extra , el pimentón y sobre todo el ajo , tenían un papel preponderante , para lograr que ese ajo y esa manera crujiente de presentar el pulpo , se apaciguaran en boca y a la vez se potenciarán , a este le pusimos un verdejo de la Bodega CVNE , el cual logró empastar y vitalizar a este plato
El segundo plato fue un rico escabeche de vieiras y mejillones , con unas notas fuertes que aportaba el hinojo , para este pusimos un albariño Gallego de la Bodega Lagar de Cervera, muy fresco y jovial, para acariciar en la boca todos los matices abigarrados de este plato …el vino llegó, entró y se mantuvo limpiando y potenciado al plato.Aquí estuvo el éxito de este dúo pujante
El tercer plato fue un verdadero Collage de sabores y además un termómetro para medirnos , para saber hasta donde un vino puede penetrar en la filosofía y la arquitectura de un plato , este tiempo fue un verdadero efecto placebo , para todos los comensales , el chef Pérez Arellano nos deleitó con un huevo negro , con perlas de caviar de sepia y cebollas
Desgloso el plato , este era una bolsita elaborada con harina y tinta de calamar y en su interior una yema de huevo , recreada por un caviar de sepia y cebolletas clarificadas…para hacerle los honores a este difícil plato , le pusimos un Cava Rosado , con un toque diferenciador la conjunción de la Pinot Noir y la Trepat catalana, propusimos un Cava rosado de Seguras Viudas, este logro un maridaje cercano, afable y rico, que los clientes asimilaron muy bien
El cuarto protagonista de la noche fue un arroz de matanzas al estilo de Perez Arellano , este arroz se deshizo en la boca , su cremosidad fue impactante , el cerdo estaba, el arroz pedía un vino
Y nosotros lo consentimos con un Carmenere chileno de los recordables, pusimos un Terrunyo de la Casa Concha y Toro
De esos vinos que nos deja una fantástica sensación y nos hace pensar que estos vinos del nuevo mundo , vinieron a empujar a los ya consolidados del viejo mundo y los obligan a no descuidarse y crear …
El quinto plato constituyó una sorpresa , de esas que se agradecen, y mucho
El chef nos hizo soñar con un plato a base de lengua de res, pero dicho así parece simple, mas esta lengua tuvo una cocción de 48 horas a 75 grados C , por lo que su textura fue gelatinosa y muy gustosa,sobre una cama de patatas finas y crujientes y una densa capa de pimientos cocidos encima
Para esta creación pusimos un vino con el sello de la Ribera del Duero , un vino que también hiciera soñar , sin dudas el Crianza de la Bodega Carmelo Rodero , vino a redondear el plato y quizás la noche
Para el postre , para esa necesaria ultima impresión el chef puso un plato muy a su estilo , este nos propuso una burrata , pero no cualquiera , sino una versión adaptada para postre,acompañado por un helado de fresas y sobre todo con una sutil salsa fría de albahaca , para este mágico final ponderamos a un gran vino, le acompañamos con un Sauternes , un vino con esa distinción que los caracteriza , que llega con la nobleza de su pobredumbre noble, que yo traduzco en “Ricadumbre” por sus altas potencialidades para permanece en en la boca y el recuerdo… Fue un gran final , para una cena memorable
Entonces con que te quedas de esta cena ?

Uff en esta ocasión me quedo con la exigencia y la disciplina culinaria del chef Fernando Perez Arellano, que sin dudas es algo así como un atleta de alto rendimiento que no se cansa de entrenar y de exigirse a si mismo, y que produjo platos gustosos y deseables
Una vez mas esta cena demostró que se puede soñar con la boca llena y aquí en esta zona del mundo también hemos subido otro escalón en el tema del buen gusto y sobre todo del placer total a la hora de comer y beber… Y eso se llama maridaje del bueno.

Deja una respuesta