Sin categoría

Denominación de Origen Monterrei

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Monterrei, ampara las uvas y los vinos elaborados en la región de la D.O., la cual comprende los ayuntamientos de Verín, Monterrei, Oimbra y Castrelo do Val, en la parte sureste de la provincia gallega de Ourense.
La D.O. Monterrei es una denominación con un futuro muy prometedor, amparado por la larga historia y cultura vitivinícola de la zona, que apuesta por la calidad e innovación. Las principales funciones son las de control de la garantía de origen y calidad de los vinos unido a su difusión y representación, para que los excelentes vinos puedan ser conocidos y disfrutados por los consumidores.

Control de Origen. Con la inscripción de los terrenos en los registros del Consejo, la realización de controles de maduración y del estado sanitario de las uvas y un control exhaustivo de la entrada de uvas en las bodegas para verificar que toda la uva está amparada por la D.O. Monterrei.

Control de Calidad. Todos los vinos amparados por la D.O. Monterrei deben ser sometidos a un examen organoléptico por el Comité de Cata del Consejo Regulador, así como un análisis instrumental. Si los resultados obtenidos son satisfactorios, el Consejo Regulador procede a dar su aprobación para que estos vinos sean destinados al mercado.

Promoción. Una de las principales funciones del Consejo Regulador es la de representar y dar a conocer al mercado la personalidad de los magníficos vinos y el extraordinario buen hacer de las bodegas amparadas que se ve reflejado en la calidad y los numerosos premios obtenidos por los vinos de la Denominación en los últimos años.

Una Historia de Amor por el Vino.

La historia de la comarca gira entorno a su castillo, situado en la zona más elevada del hermoso valle de Monterrei, ofrece una magnífica atalaya desde la que admirar las tierras que se explayan a sus pies. El castillo es el centro cultural de la comarca y el símbolo de la marca D.O. Monterrei. En la comarca de Monterrei se cultiva la vid desde hace casi más de mil años, siendo los romanos quienes introdujeron en Monterrei su buen hacer en el cultivo de la vid. La tradición vitivinícola de la zona se ha mantenido a lo largo de los siglos y a mediados del siglo pasado, Monterrei era la mayor zona vitivinícola de Galicia. Hace veinte años, se construyó la primera bodega particular que apostó por las variedades autóctonas y los vinos de calidad, a partir de ésta, se fueron construyendo otras, lo cual marcó un paso definitivo para los bodegueros de Monterrei a favor de la personalidad de sus vinos y un nuevo paso en el camino hacia nuestro presente.

Una Denominación en Crecimiento.

El 25 de noviembre de 1994 se aprueba el Reglamento de la Denominación de Origen Monterrei y se constituye el Consello Regulador. El reconocimiento y formalización de la zona como Denominación de Origen, representó una motivación para el sector, llevándose a cabo reestructuraciones y construcciones de nuevas bodegas. En los últimos seis años, se ha duplicado el número de bodegas amparadas por la denominación hasta un total de 20 en la actualidad. Al mismo tiempo, el buen hacer de nuestros bodegueros y viticultores y la experimentación con las variedades autóctonas de uva y los sistemas de cultivo y vinificación, ha producido resultados francamente positivos. De nuestras bodegas están saliendo unos vinos de gran calidad, cada vez más galardonados y reconocidos por expertos y consumidores.

Un vino gallego de oro.

Se trata de unos vinos excelentes para aquellos que disfrutan descubriendo nuevos sabores y compartiéndolos con la familia y amigos. Para aquellos que se deleitan poniendo un vino con personalidad en su mesa. En la D.O. Monterrei el cariño y esmero que los viticultores y bodegueros ponen en todo el proceso de cultivo y elaboración de los vinos, se refleja en la calidad de éstos.

Las tierras.

La superficie del valle dedicada a viñedo es superior a 3.000Has, aunque en la actualidad se encuentran amparadas por la Denominación de origen unas 680 Has. Es importante destacar que técnicos y especialistas destacan el potencial de la zona de Monterrei por sus particularidades geográficas, su clima extremo y los suelos de cultivo. Las características organolépticas que definen un vino están enormemente influenciadas por estos factores.
La Influencia de los Suelos.La variedad de los suelos de la zona comprende los pizarrosos, los graníticos y arenosos y los sedimentarios. Su calidad y peculiaridades le dan a nuestros vinos unos sabores y aromas únicos y contribuyen a dar forma a la personalidad distintiva de los vinos de Monterrei.

Las variedades autóctonas.

La elaboración de los vinos protegidos se realiza con uvas de las siguientes variedades.

Vinos blancos:

Godello: Proporciona vinos elegantes y equilibrados. Tiene una maduración precoz, alcanzando una graduación entre 12-13º. Treixadura: Presenta un gran potencial aromático y con predominio de notas florales. Es una variedad con maduración tardía. Doña Blanca: Proporciona aromas afrutados. Es una variedad de maduración temprana, con graduaciones en torno a los 12º. Godello es la variedad más utilizada en la zona para el vino blanco (aprox. 70%) seguida de Treixadura (aprox. 20%) y Doña Blanca (aprox. 10%).

Vinos tintos:

Mencía: Proporciona una coloración purpúrea y aromas a frutas del bosque. La graduación esta en torno a 12,5-14º. Merenzao, Mª Ordoña o Bastardo: Tres nombres que hacen referencia a una variedad que aporta personalidad y grado alcohólico. Arauxa o Tempranillo: También conocida como tinta fina, es una variedad con una excelente adaptación al clima y suelos de Monterrei. Proporciona sabores a zarzamora, y su elevada acidez, así como su intenso color, permite que pueda ser sometida a un envejecimiento en madera. Mencía es la variedad más utilizada en la zona para el vino tinto (aprox. 70%) seguida de Arauxa (Tempranillo) (aprox. 25%) y Merenzao (aprox. 5%).

Un Sabor Diferente.

En este mundo hay casi tantos vinos como personas, pero cada unos de ellos tiene una singularidad y personalidad diferente; uno de los placeres de esta vida es descubrirlos, explorarlos y disfrutarlos. Cuando eliges un vino de Monterrei sabes que estás buscando algo nuevo, un sabor diferente. Los vinos de Monterrei retan y premian al que los bebe con sabores distintos que capturan la esencia de nuestras tierras, nuestro clima extremo y la experiencia y creatividad de nuestros viticultores y bodegueros.

La mayor parte de los vinos de la denominación son blancos, pero Monterrei también produce un abanico de tintos excelentes, alguno de los cuales han recibido importantes premios nacionales e internacionales.

Los deliciosos vinos blancos, frescos y afrutados están hechos con las variedades Godello y Treixadura. Son caldos que combinan los sabores florales y afrutados de los vinos de Galicia, con el mayor cuerpo y contenido alcohólico de los vinos del centro que le otorga su especial situación geográfica. También se elaboran en la denominación vinos blancos frescos y ligeros elaborados con la variedad de uva Doña Blanca.

Los vinos tintos son jóvenes y la mayoría se elaboran a partir de la variedad Mencía, aunque también se emplea de forma experimental la uva Arauxa (Tempranillo) y Merenzao. Minoritariamente se elaboran vinos envejecidos en barrica, cuyo resultado está siendo muy satisfactorio.

Notas de cata.

La conjunción de las características del suelo, clima y variedades con la tradición vitivinícola heredada de anteriores generaciones, hace posible obtener vinos con una personalidad propia e inimitable.

Vinos Blancos:
-Se caracterizan por un color amarillo pálido con reflejos verdosos, limpios y brillantes.
-Su aroma es potente en la nariz con esencias florales, de fruta madura (como melón o melocotón) y heno.
-En definitiva, nos encontramos con uno vino con recuerdos florales y frutales, equilibrado, estructurado y ligeramente goloso.

Vinos Tintos:
-En el caso de los tintos, nos encontramos con vinos de una alta intensidad, de color rojo cereza con ribetes morados.
-En nariz, se caracterizan por la viveza de los aromas a frutos rojos (como cereza, mora o frambuesa) notas de flores, como la violeta y en algunos casos finos recuerdos minerales.
-En boca se manifiestan con expresiones de fruta madura, agradables, persistentes y muy estructurados.

Maridaje.

La variedad y originalidad de sabores de los vinos de Monterrei nos permite combinar con confianza su agradable paladar con una gran variedad de platos. La búsqueda de armonía y equilibrio entre una comida y un vino es subjetiva y en la actualidad muchos expertos aseguran que la única regla es que no hay regla.

Blancos Jóvenes (Godello, Treixadura y Doña Blanca)
-Mariscos de las Rías Gallegas (centollo, cigala, percebe, ostras…) así como también con mariscos elaborados, como arroz de mariscos, arroz con bogavante, salpicón de marisco o queso de tetilla.
-Con pescados a la plancha (rape, merluza, rodaballo, anguilas…) como también con pescados en salsa o a la cazuela.
-Con gran variedad de patés, dado que el grado de acidez de nuestros vinos blancos combina perfectamente con la cremosidad de un buen paté.
-Acompañados de aperitivos como frutos secos, aceitunas, jamón ibérico, o quesos gallegos como el queso de Arzúa o San Simón.

Blancos fermentados en barrica (Godello, Treixadura y Doña Blanca)
-Con pastas en salsa la combinación con un vino de estas características sería perfecta.
-Hojaldres; como en el caso de la empanada, dado que las notas dulces de la madera combinan bien con los hojaldres (preferiblemente con pescado o marisco).
-Carnes blancas: a la plancha o asadas (pollo o pavo).
-Acompañando aperitivos, jamón ibérico o quesos semicurados.

Tintos jóvenes (Mencía, Arauxa (Tempranillo) y Merenzao)
-Los tintos de la D.O. Monterrei por sus características tan personales y por los taninos de los vinos jóvenes, maridan perfectamente con el “Pulpo á Feira” y con “Carne ao Caldeiro”.
-Otras posibles combinaciones son con carnes de ternera gallega, como el entrecot a la pimienta, o en salsa de setas, solomillo a la plancha o chuletón. También puede combinarse con carnes de cerdo (lacón con grelos, cocido, lomo de cerdo a la plancha).
-También resultan excelentes acompañando a carnes de cordero o cabrito (cabrito asado, chuletillas de cordero con pimientos de Oimbra…).

Tintos en barrica (Mencía, Arauxa (Tempranillo) y Merenzao)
-Por su elaboración, cuerpo y estructura, este tipo de vinos acompañan a todo tipo de carnes fuertes como la caza (jabalí con castañas, corzo, perdices en salsa…).
-Quesos muy curados como también embutidos de carne de cerdo.

One Comment

Deja una respuesta